Chwatz’aq / Momostenango

Cada vez que observo las costumbres y tradiciones de un pueblo, me encuentro entre dos mundos: entre el pasado y el presente. Porque algo que nos brinda información no sólo de la  historia de un pueblo sino sus transformaciones a través del tiempo es su tradición cultural.

Momostenango (lugar de murallas) se ha caracterizado por conservar aún hoy muchas de sus costumbres, lo que lo hace un sitio interesante ya que información acerca de su historia prehispánica es pobre y encontramos mucha más información de la historia a partir de la época colonial. A pesar de ello, podemos cierta información de lo que fué antes de la invasión española gracias a una serie de  crónicas escritas por los K’iche’s  que aunque sus contenidos no son totalmente claros, proporcionan datos históricos de mucha importancia e interés. Pero no solo esto ha servido, también la arqueología ha sido crucial para poder aclarar muchos datos que aunque limitados, nos dan una imagen general de lo sucedido en esos años.

El interés por este sitio se vio aumentado gracias a numerosos investigadores (Barbara Tedlock, Garrett Cook, Thomas Offit, Jinsook Choi, Robert Carmack, etc.) Robert Carmack ha llevado estudios desde hace 50 años acerca de este sitio, debido a la gran cantidad de evidencia antropológica que se encuentra, ya que Momostenango es un pueblo que más ha conservado sus tradiciones, raíces e institucionalidad traspasando la historia del país.

Historia prehispánica

Se sugiere que los habitantes del período preclásico (500 a. C a 200 d. C.) vivían dispersos en el área, habitaban pequeñas aldeas y parajes. Las primeras estructuras monumentales, pirámides, plataformas, canchas de pelota etc., no aparecieron en el área hasta el período clásico (300 d.C. a 1000 d. C.), además que se cree que los habitantes en este período estuvieran sujetos a los jefes del vecino Saqulew. ¿Pero por qué pensar eso?  Una de las razones fue el descubrir que los habitantes de esta zona durante la fase clásica hablaban una forma antigua del idioma mam.  Ahora, al parecer, se observaron cambios drásticos en la última parte del período postclásico (1300 d.C.) como resultado de una invasión militar K’iche’ s de Q’umarkaaj (Utatlán).

Image1

Figura 1. Dibujo del centro principal K’iche’ de Q’umarcaaj (Utatlán) junto a dos centros K’iche’s confederados (Pismachi y Pikolab) Tomado de: Ak’abal H. Carmack R. La comunidad Maya K’iche’ de Santiago Momostenango. Editorial Maya’ Wuj. Pág. 32

Los invasores K’iche’s establecieron diferentes centros de ocupación en la provincia de Momostenango, siendo el centro principal Chwatz’aq (lugar de murallas), actualmente conocido como Pueblo Viejo. En la actualidad no encontramos mucha evidencia de este centro debido a la destrucción a la que estuvo expuesto  a través de los siglos y por ello es poca la información que se tiene acera de su arquitectura y organización social.  Pero, gracias a unos documentos antiguos que estaban en manos de los principales de Chwatz’aq  (Momostenango), se pudo determinar el lugar donde se encontraban las bases de esta provincia, tal como existían en el tiempo prehispánico. Gracias a esto, se pudo comprobar que los habitantes de este lugar debían haber hablado ambos la lengua mam en las zonas rurales y k’iche’ en la zona urbana. Se pudo evidenciar que la  provincia de Chwatz’aq no era muy fértil y que sus recursos especiales incluían el pajón, las aguas termales,  cal, depósitos de metales.

En cuanto a la distribución de la población, la población K’iche’ y mam vivía dispersa en aldeas y parajes (amaq’), mientras los jefes extranjeros vivían en sitios pequeños defensivos (tinamit). Se cree que aproximadamente hubo una población de 10,000 personas en la provincia y 1,000 en los centros principales.

Cerca de Chwatz’aq se encontraban otros centros políticos: Tzaqibala’ (cerca de la actual cabecera de momostenango) y Paxchun (en Buenabaj).

Image2

Figura 2. Mapa del territorio de Momostenango controlado por los señores de Utatlán durante el período postclásico tardío. Tomado de:Tomado de: Ak’abal H. Carmack R. La comunidad Maya K’iche’ de Santiago Momostenango. Editorial Maya’ Wuj. Pág. 33

La provincia (ajawarem) mantenía una economía típica de los K’iche’s de esa época: agricultura y artesanía trabajada por familias, propiedad de tierras bajo jurisdicción de linajes, bienes especiales como el oro de las montañas y la cal de los barrancos bajo el control de los jefes K’iche’s provinciales. Estaba dividida en distritos (chinamit) y parajes (amaq’, calpules), ambos compuestos por patrilinajes (nimja, alaxik) más importantes.

Se cree que la agricultura fue del tipo barbecho, es decir, que dependía de la lluvia anual, sin el uso de regadío. No hay referencia de mercados, pero sin duda funcionaban de acuerdo con ciclos fijados por los calendarios maya-K’iche’s.

La estructura de autoridad en Chwatzq’ era muy similar a la de los K’iche’s en Q’umarkaaj.  Esta consistía en tres niveles sujetos a los oficiales centrales de Q’umarkaaj: jefes de la provincia (posiblemente cuatro en número); hefes de los distritos (administrados por guerreros de ¡’umarkaaj) y las cabezas (chuchqajaw) y los principales (mama’ib) de los linajes. Además existía una estratificación rígida entre los señores (ajawab) comuneros (al k’ajol) y esclavos (mubib) No se sabe con certeza si hubo esclavos en Chwatz’aq, porque las fuentes disponibles no se refieren directamente a ellos.

Hay poca evidencia respecto a la existencia de conflicto político en la provincia. Sin embargo hay referencia de guerras entre los K’iche’s y Mames, una en el siglo 14 y otra a principios del siglo 16.

Image3

Figura 3. Jerarquía administrativa de la provincia de Momostenango, época prehispánica. Tomado de:Tomado de: Ak’abal H. Carmack R. La comunidad Maya K’iche’ de Santiago Momostenango. Editorial Maya’ Wuj. Pág. 34

Bibliografía:

1.  Ak’abal H. Carmack R. La comunidad Maya K’iche’ de Santiago Momostenango. Editorial Maya’ Wuj. Guatemala 2011.

2. Carmack, Robert M. Traditional Momostenango: a Microhistoric Perspective on Maya Settlements Patterns, Political Systems, and Ritual. Anatomía de una civilización: Aproximaciones interdisciplinarias a la cultura maya. Sociedad Española de Estudios Mayas, 1998.

Anuncios

¡Utz ulib'al alaq!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s