Ba’ax tía’al ku tuus wíinik* / Sobre la inutilidad de mentir

Ba’ax tía’al ku tuus wíinik

Kulukbalik tu chi’ kaabaj pak’ tu’ux ku muulut wíinik ma’ u xu’ulul u máane’, máaxi’ chen ilik chan xmaaya nuuk ku k’áaytik u koonole’.
Yóok’ lu’um, tu jo’ol u nukuch bek’ech ook xma’xanabe’ u ki’ ets’kumaj jump’éel u chachak nu’ukul u koonol tu’ux yaan wa jayp’éel xmejen k’úumi’, ya’ax iiki’, mejen p’aaki’.
Je’elen in man wa ba’axti’ tia’al in wáantik.
–Teech wáa pak’ik maam –kin jan k’áatchi’itaj.
Tu jan líik’saj yiche’ ka tu núukaj in t’aan:
–In Ki’ichkelem Yuum, ba’ax chen yo’ola ken in tusech: ma’ teen pak’iki’: in wilib manik te’ tu kúuchil koonolo’obo’ ku taasikten in ka’ konej. Kex jump’íit ka in chan náajalte’ ku jóok’ol ti’al waaji’.
Tin manajti’ jump’éel chan k’úum, jump’éel ya’ax iik yéetel jump’éel chan p’aak. Ba’ax chen tia’al xan ka tuusnaken.

Sigue leyendo

Pronombres en kaqchikel

El idioma kaqchikel es miembro del subgrupo k’iche’ano de la familia de idiomas mayas, hablado en el centro de Guatemala por unas 450,000 personas. Tiene numerosos dialectos. Su pariente más cercano es el K’iche’  El tz’utujiil también está estrechamente vinculado. Los Anales de los Kaqchikeles (también llamado Memorial de Sololá, Memorial de Tecpán-Atitlán), escrito en este idioma entre 1571 y 1604, es considerado un ejemplo importante de la literatura indígena continental. Contiene mitología e información histórica especialmente relacionada con los linajes gobernantes kaqchikeles.

 

 

El idioma Kʼicheʼ, también conocido como qatzijobʼal (“nuestro idioma”, para sus hablantes), es un idioma maya hablado en Guatemala, hablado por el pueblo Kʼicheʼ de las tierras altas centrales. Con más de un millón de hablantes (aproximadamente 7% de la población guatemalteca), el Kʼicheʼ es el segundo idioma más hablado en el país, después del español. La mayoría de hablantes de las variantes de éste idioma, también tienen por lo menos un conocimiento funcional del español.

 

Los colores en k’iche’

El rentable negocio de la charlatanería indigenista *

Amaru Quyllur / amaruquyllur.blogspot.cl 
 

 Es muy fácil, funciona así: tomo –o derechamente invento– una palabra de un idioma poco conocido, le doy un significado que parezca profundo –o deformo su significado original a mi conveniencia–, lo escribo en un libro, y vendo, vendo, vendo. Si además a partir de dicha palabra logro desplegar una serie de conclusiones filosóficas sobre el pueblo en cuestión, mejor aún, tenemos el kit completo. Grito y plata.

Sigue leyendo

Tzij o Ch’ab’al

Muerte de Atahualpa

Muerte de Atahualpa. Imagen traída desde http://lapuertadelsolnaciente.blogspot.com

Wa’e xchiqatz’ibaj chi upam chik
                                  uch’ab’al Dios
                                  pa christianoil chik.

Versión poética k’iche’, 1999 LE Sam Colop

Esto lo escribiremos ya adentro de la prédica de dios,
                                                          en el cristianismo.

Versión en español.

Sigue leyendo

El criollismo y los mayas*

Tikal

Por Salvador Montúfar

En Guatemala los escolares se han acostumbrado a separar los conceptos de “maya” e “indígena”. El currículum, los libros de texto, las maestras y los maestros, en general, han contribuido a ello. Es normal estudiar que hubo mayas en estos territorios hace “mucho tiempo”. De pronto, los mayas desaparecen de la historia, al extremo de que la invasión española se hace efectiva contra los k’iche’s, kaqchikeles, tz’utujiles, entre otros, y no contra “los mayas”. Sigue leyendo

Mi corazón no es ixil*

mi corazón no es ixil

Hace un año era el pin y playera de la imagen, creado por gente que únicamente lanza panfletos. [sic]

Ninguna narración puede describir lo que sucedió y la forma en que miles de guatemaltecos, en su mayoría indígenas, fueron asesinados. Ninguna pintura, película o fotografía es capaz de contar toda nuestra historia, y cada uno de nosotros es una historia diferente.

Para entender a Guatemala, y entender a los ixiles, hay que salir de la zona de confort, hay que vivir con ellos, llorar con ellos, reír con ellos, amar junto a ellos, como sus días y sabrán que hay mucho que aprender de ellos.


* Publicado originalmente en el blog “Todo a quetzal” en abril de 2014.