El rentable negocio de la charlatanería indigenista *

Amaru Quyllur / amaruquyllur.blogspot.cl 
 

 Es muy fácil, funciona así: tomo –o derechamente invento– una palabra de un idioma poco conocido, le doy un significado que parezca profundo –o deformo su significado original a mi conveniencia–, lo escribo en un libro, y vendo, vendo, vendo. Si además a partir de dicha palabra logro desplegar una serie de conclusiones filosóficas sobre el pueblo en cuestión, mejor aún, tenemos el kit completo. Grito y plata.

Sigue leyendo

Tzij o Ch’ab’al

Muerte de Atahualpa

Muerte de Atahualpa. Imagen traída desde http://lapuertadelsolnaciente.blogspot.com

Wa’e xchiqatz’ibaj chi upam chik
                                  uch’ab’al Dios
                                  pa christianoil chik.

Versión poética k’iche’, 1999 LE Sam Colop

Esto lo escribiremos ya adentro de la prédica de dios,
                                                          en el cristianismo.

Versión en español.

Sigue leyendo

El criollismo y los mayas*

Tikal

Por Salvador Montúfar

En Guatemala los escolares se han acostumbrado a separar los conceptos de “maya” e “indígena”. El currículum, los libros de texto, las maestras y los maestros, en general, han contribuido a ello. Es normal estudiar que hubo mayas en estos territorios hace “mucho tiempo”. De pronto, los mayas desaparecen de la historia, al extremo de que la invasión española se hace efectiva contra los k’iche’s, kaqchikeles, tz’utujiles, entre otros, y no contra “los mayas”. Sigue leyendo

Mi corazón no es ixil*

mi corazón no es ixil

Hace un año era el pin y playera de la imagen, creado por gente que únicamente lanza panfletos. [sic]

Ninguna narración puede describir lo que sucedió y la forma en que miles de guatemaltecos, en su mayoría indígenas, fueron asesinados. Ninguna pintura, película o fotografía es capaz de contar toda nuestra historia, y cada uno de nosotros es una historia diferente.

Para entender a Guatemala, y entender a los ixiles, hay que salir de la zona de confort, hay que vivir con ellos, llorar con ellos, reír con ellos, amar junto a ellos, como sus días y sabrán que hay mucho que aprender de ellos.


* Publicado originalmente en el blog “Todo a quetzal” en abril de 2014.