Los gemelos héroes

Wuqub' Kaqi'x está sobre el árbol, a la izquierda. Xb'alamq'eh está escondido detrás del tronco, con solo su mano como de garra de jaguar mostrándose justo debajo de la fruta que cuelga de la base de la rama derecha del árbol. Junajpu, apuntando con su cerbatana, se agacha a la derecha y está cubierto por un sombrero de paja. De un vaso maya del período Clásico.
Estos gemelos son siempre antropomórficos y son nombrados así por las elaboradas bandas de tela nudosa que usan.
Estos gemelos son siempre antropomórficos y son nombrados así por las elaboradas bandas de tela nudosa que usan. (Ilustración de Schele and Miller 1986:51)

Los héroes gemelos son las figuras centrales de la narrativa incluida en el Popol Wuj y constituyen el mito más antiguo que ha sido preservado en su totalidad.
Continúa leyendo Los gemelos héroes

Huracán

Huracán

La palabra huracán, usada en el Atlántico norte y Pacífico noreste, se deriva de la palabra huracán para el dios de las tormentas caribe/taíno Juracán. Los estudiosos creen que este dios se deriva por lo menos parcialmente del dios creador maya Huracán. Los mayas creían que Huracán creó la tierra firme de las aguas turbulentas. El dios también fue acreditado con la posterior destrucción de “la gente de madera”, los precursores de la “gente de maíz” con una inmensa tormenta e inundaciones.121 122 Huracán también es la fuente de la palabra orcan, otra palabra para una tormenta de viento europea particularmente fuerte.122

Entrada en Wikipedia inglesa sobre Ciclón tropical

Fuentes citadas:
121 Atlantic Oceanographic and Meteorological Laboratory, Hurricane Research Division. “Frequently Asked Questions: What is the origin of the word “hurricane”?”. National Oceanic and Atmospheric Administration.
122 Read, Kay Almere; Jason González (2000). Handbook of Mesoamerican Mythology. Oxford: ABC-CLIO. p. 200. ISBN 1-85109-340-0.

Continúa leyendo Huracán

Tacuacín tiznador del cielo

opossum carrying ajaw e
El tacuacín: Trayendo un año nuevo que comienza en un día E / Eb’, un tacuacín usa un mecacpal para cargar a la deidad patrona asignada a dichos años. Hay cuatro tipos de año en total, correspondientes a las cuatro rayas hechas por este personaje quien llegó a auxiliar a Xb’alamke. Detalle del Códice de Dresde, página 25 en las versiones Kingsborough y Förstemann.

Continúa leyendo Tacuacín tiznador del cielo

Confesiones: Ak’abal

Mis abuelos del lado de mi madre tenían el cabello largo, lejanamente recuerdo al bisabuelo: su cabello blanco se lo enrollaba alrededor de la coronilla y ponía su sombrero sobre aquel manojo canado. Mi madre quería que yo siguiera con la tradición de los abuelos. Había algunas razones para tener el cabello largo: evitaba que uno fuera tartamudo y los espantos no lo molestaban. Mi mamá me trenzaba, dos trenzas porque mi cabello era abundante, esto duró hasta que cumplí siete años. Continúa leyendo Confesiones: Ak’abal

La “piedra del venado”, un codiciado imán para el cazador

Venado de cola blanca (Odocoileus virginianus). Foto de Venadopedia.

(POR GILBERTO AVILEZ Tax, doctor en Historia de Yucatán)

El finado padre de don Rach, el chiclero don Catalino Chimal Peraza, le platicaba que su tío don Felipe, hermano de don Catalino, era un constante cazador que a veces disparaba un venado, y otras no; y que componía su carabina hasta con la horqueta de un árbol de naranja, dejándola derechita en caso de tener una desviación producida por la salida de la bala. Un día, la suerte le cambió a don Felipe Chimal: al cazar un venado grande, Felipe le abrió el vientre con su machete. Al echar la panza, Felipe dio con una bolita, el tunich kéej; es decir, dio con la piedra de virtud del venado. Desde ese momento, Felipe supo que habría carne de venado hasta para regalar a medio pueblo. No había ocasión en que fuera al monte y que no regresara con un venado cinchado al lomo de su caballo. A veces tiraba hasta sin ver, y el venado, salido de la nada, caía dando pequeñas patadas. Continúa leyendo La “piedra del venado”, un codiciado imán para el cazador