Barbara Tedlock – El Tiempo y los Mayas del Altiplano


Traducción: Femando Peñalosa. Asesoría lingüística: Luis Enrique Sam Colop. Yaxte’ Books, 2002. PDF, 249 pp, 10.2 Mb. Clic en la imagen para descargar.

Aunque la obsesión maya clásica y contemporánea con el tiempo se ha reconocido desde hace mucho, Bárbara Tedlock vuelve a enfocar nuestra visión de la lectura de tiempo en la tierra de los k’iche’s en el altiplano de Guatemala. Combina el trabajo de campo antropológico con el aprendizaje formal de un contador del tiempo en Momostenango y se basa en una «intersubjetividad humana» cuyo medio principal es el lenguaje, y entra en el contexto k’iche’ de interacción comunicativa conocida como ch’ob’onik, ‘contar, comprender’.

-Nathanael Tarn


Los mayas antiguos eran grandes maestros de la cronología. estudiosos del tiempo. Medían el ciclo lunar y el año solar; los eclipses solares y lunares; y la salida de Venus y Marte con gran exactitud. En mucho casos, sus medidas eran más precisas que las de los invasores europeos. Pero los mayas eran diferentes de los europeos, al interesarse no solamente en las cantidades del tiempo sino también en sus cualidades, especialmente sus significados para los asuntos humanos. No hemos tardado mucho en comprender su astronomía, pero nuestros esfuerzos para penetrar un mundo simbólico han resultado ser mucho más difíciles y exigentes. La base misma de su calendario, compuesta de una miríada de capas sobrepuestas de ciclos de duraciones y augurios diferentes, depende de un ciclo de 260 día nombrados y numerados. La  duración de este ciclo no tiene ninguna correlación obvia con los eventos astronómicos. y los nombres de su días y sus interpretaciones de la cuenta del
tiempo por la mayor parte carecen de referencias astronómicas.

-Barbara Tedlock


Esta es una de las mejores obras para el entendimiento del calendario k’iche’ de 260 días. Es el complemento ideal para aquellos apuntes.

Anuncios