Memoria

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todas las fotos son propiedad de Rous Véliz.

– Chiri’ kixsik’ix wi.
Chuxik! Xecha’ chi uk’ajol chi rech,
ta xk’ubax uk’u’x.
– Nabe chel iwe,
nabe nay puch kixq’ijiloxik rumal saqil al/ saqil k’ajol.

Popol Wuj, versión poética k’iche’. página 117

– Aquí serán invocados.
¡Así va a ser! les dijeron sus hijos, cuando consolaron sus corazones.
– Lo primero sea lo de ustedes,
serán los primeros en ser honrados
por las hijas nacidas en claridad
por los hijos nacidos en claridad.

Popol Wuj en español, página 109

Aquí serán invocados

Andrés Xiloj vio esto como el comienzo de la veneración de los muertos. Él explicó que cuando hay un fallecimiento en un linaje familiar, los ritos funerarios no estarán completos hasta que el chuchqajaw1 vaya a los altares del linaje en el día Junajpu que cae inmediatamente después del fallecimiento. Allí, él reza para que el alma en pena del fallecido, la cual es una chispa de luz, pueda pasar hacia el cuarto fresco y oscuro del inframundo, desde el cual, más adelante podría tener la buena fortuna de subir al cielo. El número del día Junajpu es escogido de acuerdo a la edad e importancia del fallecido, con un número muy bajo para un niño pequeño y un número alto para una persona muy vieja que haya ocupado puestos importantes.

Con o sin un fallecimiento reciente, los días Junajpu son apropiados para visitar las tumbas de los parientes, en donde se reza y las ofrendas son quemadas en una manera muy similar a los altares de linajes familiares, excepto que la familia completa puede acompañar y dedicar el día a ello, acompañando con almuerzo y bebidas fuertes.

Mawi chisachik ibi’.
Ta chuxoq! Xecha’ chi rech kiqajaw,
ta xkik’uba uk’u’x.
– Xa ojpak’ol ikamik/ isachik/ k’axk’ol/ ra’il xban chiwe!


Sus nombres no serán olvidados.
¡Que así sea! les dijeron a sus padres, cuando consolaron a sus corazones.
– ¡Nosotros sólo hemos hecho pagar su muerte/ su desaparición/ las penas/ los tormentos que les hicieron!

Sus nombes no serán olvidados

Andrés Xiloj, quien es el chuchqajaw1 de su propio linaje, comentó: “Esta es la manera que es con nuestra familia, El primer hombre que vivió en este lugar se llamaba Gaspar Xiloj, el segundo es Juan, el tercero es Sabino, el cuarto Antonio y el quinto nosotros mismos, pero los estamos recordando a todos ellos. De eso se está hablando aquí en el Popol Wuj.”

Él añadió que, idealmente, un chuchqajaw sería capaz de llamar a nueve o incluso trece generaciones de ancestros, todos ellos habiendo vivido en las mismas tierras2. La lista de gente invocada en los rezos debiera incluir también a las esposas de todos los trece hombres (con sus nombres de solteras). Los nombres de las esposas se dan solo para la primera generación en el capitulo cuarto del Popol Wuj, pero las esposas reciben menciones con más frecuencia en los Anales de los Kaqchikeles.


Notas:

1 Chuchqajaw, plural chuchqajawib; se compone de chuch “madre” y qajaw “padre”, pero pronunciado como una sola palabra. Tiene el sentido de “padre”, pero sin ninguna reducción final de la diferencia entre maternidad y paternidad.

2 Véase la introducción de la versión de D. Tedlock (1996) para una discusión sobre el nombramiento de ancestros dentro del mismo Popol Wuj.


Bibliografía

Sam Colop, Enrique
1999 Popol Wuj: Versión Poética K’iche’. Guatemala: GTZ-Pembi.
2011 Popol Wuj. Guatemala: F&G Editores

Tedlock, Dennis:
1996. Popol Vuh: The Mayan book of the Dawn of Life. Edición revisada y expandida. A Touchstone Book. Simon and Schuster, Inc

Anuncios

Errores comunes de interpretación (Primera parte)

“Errores comunes de interpretación” consiste en una serie de cinco publicaciones a tratar diferentes temáticas relacionadas con los textos mayas y la cultura. A veces algunos medios o personas confunden o no interpretan de manera correcta ciertas frases del Popol Wuj (Leer más acerca del Popol Wuj y su nombre) o introducen terminologías y conceptos ajenos a la cultura maya. Es por ello importante una concienzuda lectura de los documentos. A continuación se detallan algunos de dichos conceptos erróneos.

Primer concepto: la frase “Que nadie se quede atrás”

Utilizada muchas veces como frase “motivacional” o para promover la unidad entre las personas; el error es el no analizar el contexto de la frase en el libro, dicha frase es un llamado a la guerra. Tanto en la traducción del Popol Wuj de Adrián Recinos como en la de Luis Enrique Sam Colop (La mejor traducción del documento) la interpretación no podría ser más clara.

En la versión de Recinos puede encontrarse el siguiente texto al principio del capítulo III:

Capítulo III

“Entonces celebraron consejo nuevamente todas las tribus. – ¿Qué haremos con ellos? En verdad grande es su condición, dijeron cuando se reunieron de nuevo en consejo – Pues bien, los acecharemos, los mataremos, nos armaremos de arcos y de escudos. ¿No somos acaso numerosos? Que no haya uno, ni dos de entre nosotros que se quede atrás. Así hablaron cuando celebraron consejo. Y armáronse todos los pueblos. Muchos eran los guerreros, cuando se reunieron todos los pueblos para darles muerte.”

En la traducción de Sam Colop se encuentra lo siguiente (Descargar el Popol Wuj, lo citado se encuentra a partir de la página 174):

Image

Respecto a la referencia, Sam Colop (Leer más acerca de Sam Colop) dice lo siguiente:

283Aquí se confirma lo dicho anteriormente con relación a este llamado de guerra. Aquí si es cita textual y se está hablando de una eliminación total de los enemigos, en este caso, los padres primigenios de los k’iche’s. Recinos traduce: “Que no haya uno, ni dos entre nosotros que se quede atrás” cuando lo que el texto k’iche’ dice, es que no sobreviva ni uno ni dos, de “ellos”. Ximénez traduce, correctamente el sujeto de esta expresión: “No ha de quedar ni uno, ni ninguno de ellos”. Edmonson (1971), Chávez (1978), Tedlock (1996), también lo traducen correctamente como “ellos” y no “nosotros”.”

En ambas versiones (a pesar de que la traducción de Recinos tiene un error que Sam Colop aclara en su referencia) es claro el llamado a la guerra.  Aún únicamente leyendo la traducción de Recinos, por el contexto de la narración puede llegarse a dicha conclusión. El capítulo narra cómo los pueblos cansados de que la gente fuera sacrificada por los padres de los k’iche’s se organizaron para poder eliminarlos. En este capítulo también se narra como pretendían tenderles una trampa por medio de unas doncellas.

Reflexión acerca del tema

En una de sus columnas publicadas en un periódico; Sam Colop reflexiona lo siguiente acerca de la frase:

“Si de mayanización hablamos, habría que preguntarse cuántos wachalales han leído algún documento de sus ancestros. Casi pondría mi mano sobre el fuego para decir que muchos repiten de memoria el himno nacional antes que el padrenuestro o, como escribió una vez un estimado amigo, él no sabe de memoria el himno, pero sí La Chalana. De los textos mayas, mejor ni hablar porque, como otros creen, eso es asunto de extranjeros o extraterrestres. Consulte usted, amigo kaxlan —sólo por ejercicio mental—, ¿cuántos wachalales han leído el Pop Wuj de don Adrián Inés Chávez, y casi de memoria le repetirán algunas frases de la traducción de don Adrián Recinos? Tanto es así que entes oficiales citan un llamado de guerra, creyendo hacer un llamado de paz: “Que todos se levanten, que nadie quede atrás…”, y le endosan la traducción a don Inés Chávez. “

Dicho de otra forma; es importante el haber leído antes y analizar los libros y lo que en ellos se dice. A veces puede dársele mala interpretación o uso a una frase por no saber el contexto en el cual fue dicha, o en otros casos, el desconocimiento del contenido de los libros puede prestarse a que se le terminen asignando citas que no se mencionan en ellos, o incluso temas ajenos o de otras culturas (Esto se trata en las siguientes publicaciones).

Siguiente concepto a tratar “Bendiciones del Ajaw”.